¡Hola 2018!

Al iniciar un año nuevo, vale mirar el retrovisor por un momento, descubrir puntos brillantes y apreciarlos. Dos puntos brillantes del 2017, profesionales-personales:

a) Descubrir la carta de Bezos a los accionistas, publicada en 2016, a 20 años de la fundación de Amazon. La carta describe la cultura de innovación que llevó a Amazon a convertirse en un inquietante gigante de la economía de Estados Unidos (100 mil millones de dólares en ventas anuales en 2016) e introduce el concepto de Decisiones Tipo I y Tipo II.
En un contexto de cambio acelerado, el concepto posee el potencial de impactar la práctica del management tanto como el concepto de Manager Tipo I, II, III y IV que Jack Welch publicó en otra célebre carta a los accionistas, en este caso de General Electric, en el año 2000.

Nos referimos al concepto en el post de este blog "Cómo se ve una cultura de innovación".

No está en la lista de las 50 grandes ideas para el 2018 de Linkedin. Pero se merece un lugar en las primeras cinco. Sólo imagina lo ágil que se vería tu compañía -cualquiera sea su tamaño- si todos los equipos convierten el concepto de Bezos en regla de funcionamiento.

b) La introducción de nuestra suite de soluciones para construir colaboración. Concebimos la idea a fines de 2015, terminamos de convertirla en oferta en el segundo trimestre de este año –en colaboración con otros profesionales y firmas asociadas (Multicultural Management de México, AHS de Uruguay). 
¿Por qué lo hicimos y qué significa para nosotros? La respuesta no podría expresarse mejor que como lo hace Vijay Govindarajan, autor de "The Three-Box Solution: A Strategy for Leading Innovation": “Cuando le preguntamos a los ejecutivos: ¿Cuál es el asesino número uno de la innovación en su empresa ?, una de las primeras palabras que siempre escuchamos es "¡silos!". Los silos crean un entorno donde compartir y colaborar para cualquier cosa que no sea un interés especial de un silo es prácticamente imposible.”

Ahora podemos ayudar a las empresas a orquestar el genio colectivo que requiere la innovación. Para convertir ideas subversivas en negocios prósperos, tu empresa pone su proceso de innovación, nosotros te prestamos nuestras soluciones para crear capacidad colaborativa.

Puedes explorar la suite en nuestro sitio. Haz clic aquí:
vista panorámica
vista detallada

 

¿De dónde podría venir el crecimiento de América Latina en los próximos 15 años?

La pregunta es casi el título de un discussion paper que McKinsey llevó en abril de este año al mini Davos de Buenos Aires (Título original: “¿De dónde vendrá el crecimiento en América Latina?" )

El diagnóstico que ofrece –en dos bullets

  • En los pasados 15 años, las economías de América Latina crecieron, en promedio, más rápido que las de las regiones desarrolladas (América Latina 2.9%, Colombia 4.3%, Uruguay 3.5%)
  • Ahora el crecimiento futuro está en duda debido al fin del boom de precios de los commodities, la declinación de las tasas de fertilidad, y el riesgo de aumento del proteccionismo. “Si no aumenta la productividad, la tasa de crecimiento del PIB en América Latina podría ser un 40 por ciento más débil en los próximos 15 años que en los 15 años anteriores".

Hace 20 años, Paul Krugman escribió: “La productividad no es todo, pero a la larga es casi todo. La capacidad de un país para mejorar su nivel de vida en el tiempo depende casi por completo de su capacidad de aumentar la producción por trabajador". Por eso para los investigadores de McKinsey, ahora que ha cesado el viento de cola, “el imperativo es forjar una agenda amplia que elimine los obstáculos a la competitividad, promueva la adopción de tecnologías digitales y de automatización, aborde las presiones del mercado laboral y aumente la inversión en los impulsores de la productividad a largo plazo.”


En tres palabras, el remedio es: innovación, innovación, innovación. En las empresas y en nuestros arcaicos y fuera-de-forma Estados Nacionales. En una época de disrupción inevitable y ubicua, la innovación -además de una palabra infaltable en la retórica empresarial y ahora política- se ha vuelto la única forma de ganar competitividad y progresar de manera sostenible. Por eso importa más que nunca.

Y entonces, ¿qué vamos a hacer al respecto?

 

Hola 2018

En 2018, al menos dos cosas: 1) la segunda edición de la investigación Prácticas de Liderazgo en Colombia (PLC18) y 2) Apprecia Leadership Academy.

1) PLC18

Si la innovación importa, importa saber en qué medida tenemos el liderazgo empresarial que necesitamos para impulsarla y cómo desarrollarlo.
Como la productividad, el liderazgo no es todo, pero si se trata de catalizar la innovación es casi todo. Para las organizaciones establecidas -a diferencia de las start-ups- innovar es cambiar la cultura organizacional más que desarrollar la próxima "killer app". Innovar exige, primero a los líderes y luego a los restantes miembros de la organización, un cambio radical de mentalidad y hábitos compartidos.

PLC 18 es la segunda edición colombiana de un estudio académico-práctico diseñado por la Pontificia Universidad Católica de Chile y Apprecia, con el fin de saber cómo fabricar el liderazgo empresarial para innovar y crecer. Esta segunda edición  será co-dirigida además con la Universidad El Bosque,  es patrocinada nuevamente por ARL Sura y El Espectador, y contará como socio de conocimiento a la firma Estrategia Humana.

Une tu empresa o sigue la investigación aquí: Prácticas de Liderazgo en Colombia 2018 

2) Apprecia Leadership Academy

Mientras investigamos en Colombia, en alianza con AHS Montevideo y Amcham Medellín, ofreceremos en Bogotá, Medellín y Montevideo, "Apprecia Leadership Academy" -un catálogo de seis experiencias de desarrollo de liderazgo, dirigido a impulsar la innovación.

Explora la academy aquí: Apprecia Leadership Academy

 

En nombre del equipo de Apprecia, ¡los mejores deseos para 2018!  Esperamos compartir contigo algunas de tus iniciativas para transformar tu organización en su mejor posibilidad o que te unas a las que hemos iniciado. 


Julio Martínez Itté
Sr. Partner & Founder