No es lo mismo: MBAs versus Programas de desarrollo de liderazgo

¿En qué difiere un programa de desarrollo de liderazgo de un programa de MBA o gran parte de los programas de educación ejecutiva de las escuelas de negocios -especialmente los de Latinoamérica? ¿Por qué deberíamos considerarlo como una opción si hemos invertido en el pasado en programas similares de una u otra institución?

Éstas y otras preguntas parecidas suelen hacerse algunos decisores cuando -convencidos del imperativo de profesionalizar el liderazgo de sus empresas- evalúan como una opción nuestra suite de soluciones de desarrollo de liderazgo. A veces, la pregunta es formulada explícitamente por el CEO de la empresa o un gerente funcional (que están experimentando el imperativo más que nadie), otras veces por el gerente de RH, y en ocasiones simplemente la duda surge en la intimidad del decisor sin expresarse.

El cuadro que sigue resume -creo que con la elocuencia de lo gráfico- las diferencias.

Una aclaración: estamos convencidos que la formación de líderes -preparados para lidiar con los verdaderos desafíos del crecimiento sostenible- requiere de ambos tipos de programa. Pero su naturaleza es distinta. La decisión no es "uno u otro", sino "ambos".